“Para tener hay que dar”, José y Woo, una historia de crecimiento, amor y de cómo las empresas pueden apostar por el futuro de los jóvenes del país.

La familia de José Kim Suh es originaria de Corea del Sur. Él nació en Bolivia y a los 5 años llegó a Chile, donde estudió la enseñanza básica y media. “Tengo la pura cara de coreano”, dice, pero en el fondo se siente completamente chileno. Al terminar sus estudios en Chile fue estudiar periodismo a Corea y luego probó suerte como vendedor de camas terapéuticas en Estados Unidos. Al volver a Chile trabajó en una multinacional donde encontró al amor de su vida: Woo Yup Lee, una hermosa coreana de tímida sonrisa y con piel de porcelana a quien tomó como su esposa.

Jose Kim Suh y Woo Yup Lee

Desde hace 6 años José y Woo decidieron emprender en el rubro de las importaciones de alimentos. Como la mayoría de muchos trabajadores, debieron sortear la dificultad de trabajar en pandemia y que sus principales clientes no pudieran comprar sus productos porque estaban cerrados. José y Woo vieron en la obligada cuarentena una oportunidad de crecimiento y se abrieron paso en el comercio y la venta digital. Cerrar no era una opción, tienen a su cargo trabajadores y familias de las cuales se sienten responsables, y a la hora de trabajar se nota el sello social que tiene esta empresa en la cuál existe una real preocupación por el otro. José trabaja con ellos a la par, mueve las cajas, sale a repartir, ayuda a preparar los pedidos, está con ellos. Conoce todo, sabe todo lo que está pasando. Parte de su equipo lleva 10 años trabajando con ellos. “Yo he trabajado asalariadamente y nadie dura 10 años en una empresa por nada. La gente que menos lleva conmigo trabajando, son 5 años, entonces acá, se conocen los olores, se conoce todo, somos como una gran familia”. Este sello es también el reflejo de algo más profundo, José y Woo no solo buscan el crecimiento de su empresa, sino también sienten la necesidad de poder aportar con otras personas o instituciones que necesitan ayuda. Fue en esta búsqueda que llegaron a Fundación Sentido.


El equipo Lee Food

Los Kim Lee ayudaban hace 6 años a otras personas y conocidos, pero según José, “Este año en vez de ayudar a varias personas, dije ¿Por qué no ayudamos a una organización? Buscando por internet encontré instituciones de niños con cáncer etc. Yo le decía a mi señora, démosle con los niños y mi señora quería ayudar a gente joven, sin recursos y que quisiera salir adelante”. Woo Yup no habla mucho español, solo lo justo y necesario. Mientras ella hizo su vida en Chile, dejó atrás a su familia en Corea. Detrás de una sonrisa tímida hay una mujer fuerte y trabajadora que ha formado esta empresa codo a codo junto a José y parte del ímpetu de querer ayudar a otros es también por su historia personal, pues tuvo que trabajar fuerte para costear sus estudios y salir adelante profesionalmente.

Por otro lado, uno de los motores para ayudar es su formación cristiana, y de sentir que tiene que devolver la mano: “Todo lo que yo haga como cristiano, lo voy hacer para glorificar a Dios”, cuenta José.

Un día José entró a google y encontró a Fundación Sentido, después de un par de conversaciones con la directora ejecutiva llegó directo a las oficinas de la Fundación en el centro. “Cuando yo llegué, Margarita estaba muy asombrada, me comentó que no era usual que nuevos socios llegarán así. Hicimos el match, les propuse poder aportar mensualmente a la Fundación”. Al llegar su casa, José volvió a revisar el computador y se encontró con el reportaje de TVN sobre la Fundación: “Me quede muy tranquilo de estar apoyando a gente joven, el futuro del país. Ellos son los que van a mover el país, entonces si no los ayudamos y no los cuidamos, van a irse de nuevo por el mal camino, pero existen organizaciones como Fundación Sentido que los guían, cuidan y los encaminan. He visto algunas historias y testimonios, de los jóvenes que han podido tener sus cositas, ir a la universidad, entonces eso es bueno”.

José también reconoce en la decisión de apoyar a la Fundación, una parte de sus raíces: “Nosotros los orientales, sobre todo los coreanos, ponemos toda nuestra fuerza en la educación. Corea es un país muy chiquitito, no tiene recursos naturales, el recurso que tiene es su gente, por eso, estudian, estudian, estudian y estudian y el crecimiento gigante que ha tenido Corea del Sur, es gracias a su gente y sus estudios”.

¿Cuál ha sido el secreto de tu éxito?

Para ganar, para tener, hay que dar. Ese es el secreto. Yo tengo que dar para poder recibir. ¿Si yo no doy, por qué tengo que recibir? Ese ha sido mi mayor secreto”, señala José.

Más de Lee Food

Leefood.cl es una tienda de comestibles, especialista en ingredientes populares y de alta calidad de diferentes partes del mundo. Distribuyen sus productos a lo largo y ancho de Chile. Realizan importación de alimentos y entregan sus productos a hoteles, restoranes, casinos y público en general a través de la web.

José Kim, fundador de la empresa, reconoce que la pandemia aceleró la venta por los canales online y que hoy en día los clientes son más informados, tienen un gusto por los sabores desconocidos, lo que ha permitido abrirse a productos asiáticos como el ramén y dulces, pero también tienen una fuerte inclinación por la comida e insumos italianos.

Página web Leefood

Instagram Leefood

Facebook Leefood