Para que ningún joven más en Chile se tenga que ir a vivir a la calle porque no había oportunidades de inserción para ellos “Me imagino trabajando en lo que sea, mientras mis capacidades puedan hacerlo. Será difícil, pero en la Fundación me están ayudando”. Valeria Ruz
integrante programa
Casas Compartidas.
“La preparación para la vida independiente es el derecho a elegir una vida y no a sobrevivirla” Casas Compartidas / Mayores de 18 años
Preparamos para la vida independiente a las niñas, niños y jóvenes que viven en hogares de protección, a través de talleres integrales de oficios y al momento del egreso, a los 18 años, los acompañamos en la transición a la vida independiente a través de programas habitacionales y psicoafectivos para asegurar su inserción sociolaboral.
Desafio de la inserción

Los preparamos para la vida independiente a través de talleres integrales de oficios mientras viven en el SENAME y al momento en que se den las condiciones sanitarias, abriremos las primeras casas compartidas para los jovenes que deben egresar a los 18 años y que requieren de una solución habitacional y de acompañamiento psicoafectivo para lograr el desafío de la inserción.